Astronautas descubren un nuevo crustáceo tras pasar varios días en una cueva subterránea

Los expertos creen que el hallazgo podría ayudar en la búsqueda de vida en las cuevas de Marte, pues sugiere que la vida no tiene límites y puede desarrollarse en los lugares más inhóspitos.

La Sonrisa del Sol - 01/04/2019

Un equipo internacional de astronautas encontró una nueva especie de crustáceos ciegos e incoloros de tan solo ocho milímetros de largo, denominada como 'Alpioniscus sideralis'. La criatura fue descubierta en 2012 en un pequeño estanque en el interior del sistema de cuevas subterráneas de Sa Grutta, en la isla de Cerdeña (Italia), informa Live Science, pero solo ha sido descrita recientemente en un estudio.

Los profesionales hicieron el descubrimiento mientras llevaban a cabo una expedición del programa de entrenamiento CAVES de la Agencia Espacial Europea, en el marco del cual los candidatos a ser enviados a la EEI realizan investigaciones en ambientes subterráneos peligrosos. Según la descripción de la ESA, el programa está destinado a preparar a los astronautas para que puedan trabajar de manera segura y efectiva y resolver problemas como integrantes de un equipo multicultural mientras exploran áreas desconocidas.

Foto ilustrativa

Durante la expedición subterránea, que duró varios días, astronautas de EE.UU., Europa, Rusia, Canadá, Japón y China encontraron los crustáceos y transportaron varias muestras a la superficie. El análisis molecular mostró que la genética de los ejemplares no coincidía con la de ninguna otra especie recolectada en la región. La especie fue descrita por primera vez en el reciente estudio publicado en la revista ZooKeys y fue identificada como un tipo de pequeños crustáceos que dejaron el agua para colonizar la Tierra hace millones de años. No obstante, el 'Alpioniscus sideralis' parece haber dado un giro evolutivo y regresado a las aguas subterráneas.

La ESA indicó en un comunicado que el sorprendente descubrimiento añade una pieza al complejo rompecabezasde los ecosistemas subterráneos, y muestra que la vida logra adaptarse constantemente a los hábitats extremos sin luz solar, cambios estacionales y alimentos escasos.

"Me gustaría pensar que, cuando los humanos aterricen en Marte y exploren sus cuevas, esta experiencia les ayudará a buscar otras especies, sabiendo que la vida tiene pocos límites y puede desarrollarse en los lugares más inhóspitos", dijo Paolo Marcia, zoólogo de la Universidad de Sassari y coautor del estudio.

Crustáceo de la especie 'Alpioniscus sideralis', de ocho milímetros de largo, descubierto en las cuevas de Sa Grutta, en Italia. / ESA–Mike Fincke

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Noiticias más leídas del día